Es Noticia
Feliz carnaval y próspero sentido común

Feliz carnaval y próspero sentido común

DMQ
Foto autor
Juan Carlos Aragón

…Que aunque sea el menos común de los sentidos tenemos que conseguir entre todos que prospere, que para patear la sensatez ya están los que agredieron a los cachorros por ascender en nuestro Estadio. Y es que el Carnaval entendido como deporte de riesgo es un insulto al sentido común, que impide, entre otras cosas, que el propio Carnaval ascienda social y artísticamente de rango.

Recuerdo que hace 15 años se formó en el Falla la célebre pajarraca de los Ángeles Caídos y La Revolución. Jamás he asistido a espectáculo más lamentable y surrealista en un teatro. Lo que se cantó en las tablas no fue proporcional a lo que pasó luego en las butacas, en el gallinero y en los palcos. Ni a la trascendencia que tuvo durante tanto tiempo. La rivalidad puede ser sana mientras se practique por los propios rivales. Pero las aficiones no son rivales naturales, sino artificiales. Se fabrican ellas solas y defienden a sus grupos atacando otros grupos rivales. Y sucede que, si se empieza por el principio, el primer error de concepto es hablar de aficiones, de hinchadas o de fanáticos, ya que la afición al Carnaval debe ser una común aunque luego puede devenir en lógicas preferencias. Incluso puedo entender que en la afición al Carnaval pueda haber un reduccionismo tal que se transforme en martinismo, juancarlismo o arismo, cuando se da el caso de que tales autores colman las delicias estéticas de determinados sectores de la afición por encima de todo lo que les ofrezca el resto. Hasta ahí vale. Pero lo demás es un folclore de mal gusto, como el de los que en el estadio quieren ser más importantes que el gol. Un buen aficionado espera a su comparsa favorita como el niño que espera a los Reyes, pero no menosprecia y rompe los regalos que los Reyes han traído a otros niños. Eso es de malo, de envidioso o de tonto, o de las tres cosas.
Este año que viene la afición está de enhorabuena. La auténtica afición. La otra, la que quiere ser más importante que el gol (el pasodoble, en este caso), ya está empezando a meter la pata, a calentar el ambiente con un fuego tóxico. Las redes sociales les vienen de perlas. Pseudónimos, nombres falsos y fotos de avatar en las aparece cualquier pollada menos su rostro sirven de lanzallamas para convertir una fiesta en lo contrario. Siempre me he preguntado por qué lo hacen y qué ganan con esto. Entiendo que es el resultado de la impotencia por no poder ocupar el lugar de privilegio de aquellos que realmente hacen el Carnaval de Champions. Una profunda mezcla de afán de protagonismo y complejo de grassiosso inunda Twitter y Facebook, queriendo provocar la impresión general de que ellos son la voz, el sentir de la afición, la opinión pública. Y no son nada. Son pajilleros del Carnaval. Sobran en el amplio espectro de la libertad de expresión. He perdido la cuenta del número de cuentas de Twitter que proliferan cada COAC queriendo sustituir a Diario de Cádiz, Canal Sur o Cadena Ser. No puede haber más aficionados retransmitiendo que viendo y escuchando. En el momento en que en el Carnaval haya más emisores que receptores habremos dado el primer paso para la reconversión del COAC en una mezcla de Eurovisión y Sálvame. Y estamos cerca, porque, además, sobra ignorancia y mala leche para conseguirlo pronto. 
David, Jesús, Tino, Antonios y demás compañeros: quieren echarnos a pelear para divertirse, porque con nuestras comparsas no les resulta suficiente. Cuidado, que esto no va con nosotros. Nosotros a lo nuestro, o sea, a demostrar que los que construimos el auténtico carnaval somos nosotros, y que quienes lo destruyen son ellos.
JUAN CARLOS ARAGÓN

7 comentarios
Escribir comentario 7 comentarios
Deja una respuesta

Información básica de Protección de Datos:
Responsable de los datos: El Desmarque Portal Deportivo, S.L.
Finalidad: con la que se tratan sus datos personales: gestión de comentarios en el blog.
Derechos que le asisten: podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como revocar la autorización para el tratamiento de los datos, ejercitar los derechos de limitación, portabilidad, y a no ser objeto de decisiones automatizadas dirigiéndose por escrito a la dirección: legal@eldesmarque.com.
Información adicional: puede consultar la información detallada en el siguiente enlace: https://www.eldesmarque.com/politica-de-privacidad (apartado “Gestión de comentarios en foros y blogs”).

Cancelar

  1. depueblo

    ....personaje gaditano con complejo de inferioridad.. ....algo rencoroso..... Carnaval por siempre!!

  2. monica

    Buen artículo, y buena reflexión, yo también adoro el CARNAVAL.

  3. Daniela

    Estoy deseando disfrutar de este carnaval. Este año promete, y espero que haya una buena representación del Arte gaditano y, sobre todo, del cambio que fluye en el ambiente. Salud y buen carnaval a todos!

  4. Anónimo Pérez

    De 10 Juan Carlos. Y ojo, que esto da para un pasodoble de cojones.

  5. nano

    Muchas de las cosas de aquí las dices por un tal Carrizo? Si, ese que se jacta en el foro de carnaval de cadiz.com de ser miembro de tu comparsa y se dedica a malmenter en insultar al resto de agrupaciones si le viene en gana... Todo esto me huele a caquita, ya que has visto como muchos de tus fervientes seguidores han cogido la tangente y se han ido con Antoñito. Estás dejando en muy mal lugar a esa gente que te da de comer cuando paga su entrada para ir a ver las actuaciones de tu comparsa. Ahora ves mal lo del año de La revolución y los Angeles caidos? No pidas perdon porque ya está hecho, no era tu guerra, para que entraste al trapo? Ahora es muy facil culpar a otros e ir de compañeros con el resto. Que farserio piiiiiiicha. Jajajajajajajaja Yo propongo que saqueis un coro y asi la afición solo es una y no os haceis letras ni os peleais entre vosotros. Gracias :-!

  6. antonio pozo

    Ole Juan Carlos y todos los autores de carnaval.!!!! Por muchos años!!!! Y gracias por hacernos disfrutar de esta locura!!!

  7. edu navas

    Ole ole y ole. Sois grandes todos y creo que tu opinión, Juan Carlos, la comparte el resto de autores pero haces muy bien en recordarlo.

Cargando