Notificaciones
hoy
Octavos
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F
Grupo G
Grupo H
Mundial
España España
7-0
Jornada 1
23 de noviembre de 2022
17:00
Costa Rica Costa Rica

¡España se monta una fiesta histórica en Qatar!

Jordi Alba y Marco Asensio celebran un gol en el España-Costa Rica (Foto: @SeFutbol).
Jordi Alba y Marco Asensio celebran un gol en el España-Costa Rica (Foto: @SeFutbol).

España se ha dado un auténtico festín de fútbol y de goles en su debut en el Mundial, arrollando a Costa Rica, logrando su resultado más abultado de la historia en una Copa del Mundo y situándose a las primeras de cambio al frente de su grupo. Los siete goles, sí, siete que le endosó a los centroamericanos fueron fruto de una puesta en escena maravillosa del equipo de Luis Enrique. Y también de una horrible del rival, que una cosa no debe quitar la otra. La España de Lucho despeja dudas, y pone argumentos encima de la mesa, más allá de la euforia hasta lógica tras un debut así. La finura de Asensio, el despliegue de Pedri o de Gavi, la cátedra de Busquets, Rodri... España tiene una base sólida y una juventud insultante para al menos ilusionar al país, que con goles se alimenta mucho más.

La lectura de la magnífica primera parte no tiene mucho debate en realidad. España jugó como los ángeles ante unos auténticos moribundos. Una cosa no debe tapar la otra, ni viceversa. El juego veloz de España, y cuando decimos es veloz queremos decir a uno o dos toques, lo que de verdad imprime velocidad al fútbol, desarboló a la débil Costa Rica, a la que cada combinación de los de Luis Enrique parecía aumentar en varios años su ya alta media de edad. Los Celso Borges, Tejada, Campbell... lo sufrieron en primera persona, parecía que en algún momento iban a pedir avituallamiento. Sobre todo los dos primeros, que en el centro del campo no daban abasto para taponar a Busquets, a Gavi o a un excelso Pedri, que cada vez que arrancaba o cada vez que levantaba la cabeza clarificaba el juego de España, hasta el punto de dejar en posición de remate a sus compañeros.

De hecho, antes de que llegara el primer gol, Dani Olmo pudo anotar a un pase del canario, como pudo hacerlo Asensio. No había mucho problema, ambos lo harían. El del Leipzig con una maniobra técnica de control y picadita y el del Madrid con un remate de primeras a pase de Alba, otro de los destacados. Tanto, que provocó el penalti del 3-0, que anotó Ferran, uno de los que quizás no estaba a tan alto nivel, pero que aún así marcó su gol con mucha calma.

Marco Asensio celebra su gol en el España-Costa Rica (Foto: Cordon Press).
Marco Asensio celebra su gol en el España-Costa Rica (Foto: Cordon Press).

El partido, en media hora, se había puesto para que España disfrutase aún más. Y disfrutaba España, sin riesgo además. Circulaba, los americanos ni la olían, casi que veían de lejos la pelota, y los de Luis Enrique seguían jugando con calma, a placer.

Por si fuera poco, tras la reanudación no tardó en llegar el cuarto tanto, el segundo de Ferran, aliado con un Keylor Navas desconocido, pasado de peso, lento, que propició el reverso del delantero y la consumación de la goleada.

Con todo decidido, Luis Enrique optó por dosificar esfuerzos y minutos, dentro y fuera del campo. Fue quitando del campo a Ferran, Pedri, Busquets, Alba y luego a Asensio. Y entraron Morata, Soler, Koke, Balde y Nico. Especial protagonismo para el lateral zurdo del Barça, cuya arrancada kilométrica generó una oportunidad que culminó con un remate de quilates de Gavi en la frontal.

Hubo para más. España no paró y el tramo final del partido fue de remate total. Dos goles más para convertir en histórico este partido del Mundial. Soler, en otro rechace de Keylor Navas, y Morata, tras una asistencia brutal de Olmo, redondearon un 7-0 que se convierte en la mayor goleada de España en la historia de los Mundiales. 

Enviar comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando