Es Noticia
El gol olímpico de Alex Berenguer, un hipotético 1% con categoría de obra de arte
  • Mi perfil
  • Salir
hoy
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F

El gol olímpico de Alex Berenguer, un hipotético 1% con categoría de obra de arte

Foto autor
Kuitxi Pérez García

Si "todo el mundo cabe en un grano de maíz", toda la grandeza del fútbol a balón parado cupo, cabe, cabrá, así que pase el tiempo y la especie humana no se extinga, en el extraordinario, fantástico, magnífico, soberbio gol que Alex Berenguer anotó al Celta en Balaídos golpeando la pelota desde el banderín de córner. Saque de esquina...

Mientras el 'jugón' de Barañáin acomodaba el balón con ese mimo que tanto agradece el esférico, estampados en la pantalla del televisor se podían leer los tantos por ciento de probabilidades que existían de marcar dependiendo del lugar del área al que llegara la pelota golpeada por el extremo navarro del Athletic Club. Sobre un hipotético gol directo, apenas un 1%, siendo generosos.

Alex Berenguer celebra su gol olímpico en el Celta-Athletic Club (Foto: LALIGA).
Alex Berenguer celebra su gol olímpico en el Celta-Athletic Club (Foto: LALIGA).

Cuando el exquisito futbolista del Athletic, cabeza gacha, concentrado en lo que se disponía a llevar a cabo, a mí memoria llegó aquel gol del que La Florida disfrutó en una tarde soleada que, con el paso del tiempo, se convertiría en secuencia de vintage puro y duro...

No era un córner cualquiera. Mientras en el área defensores y atacantes se agitaban en busca de las mejores posiciones, Alex pensaba, "Se van a quedar pasmados cuando vean lo que habré de sacarme de la chistera". Mago. Magia. Los que la tienen no necesitan trucos.

Al saberse observado en un partido de tanta trascendencia, Berenguer se liberó de toda presión hasta conseguir quedarse a solas consigo mismo. Sabía lo que quería hacer, y, lo más importante: cómo. Mientras sus compañeros se conformaban con que el balón no fuera pasto de los guantes del portero, al lanzador, dada la noche imperante, le dio por soñar a lo grande...

El gol olímpico del navarro Alex Berenguer ante el Celta en Balaídos (Foto: Athletic Club).
El gol olímpico del navarro Alex Berenguer ante el Celta en Balaídos (Foto: Athletic Club).

Siempre hay un primer momento para todo. Ahora o nunca, se decía. Pasar a la historia como el jugador aquel que marcó el gol más bello a balón detenido desde el córner. Saque de esquina. Desde que Berenguer humilló su cabeza, concentración, y de seguido la alzó, para divisar el centro de la diana, todo lo que ocurrió, todo a su cargo, rozó esa perfección de la que se dice que no existe. Porque de existir, qué fronteras deberían burlar los futbolistas...

Todo lo maravilloso del fútbol dependía de su ubicación, una corta carrera y, en especial, el golpeo del balón. Dónde. Con qué superficie de su bota derecha. Cómo girar el tobillo y en qué momento. Ni antes ni después. La fuerza empleada. Ni escasa ni exagerada. El éxito de la empresa que estaba acometiendo se concentraba en el 'simple' golpeo de la pelota con su pie derecho. Bota. Preciosas medias a franjas horizontales, gorria, zuria, zuria, gorria, que tapaban sus cortas espinilleras. Oh, qué medias tan bonitas.

Las medias rojiblancas lucidas por los leones ante el Celta en Balaídos (Foto: Athletic Club).
Las medias rojiblancas lucidas por los leones ante el Celta en Balaídos (Foto: Athletic Club).

Toda la historia del Athletic Club cabía en su diseño. Me pregunto si no fue el influjo de las medias lo que le permitió a Berenguer marcar el que, tal vez, quizás, acaso, se iba a convertir en el gol más hermoso que todos los banderines de las esquinas de los campos de fútbol han visto y verán. Más hermoso, imposible. Tan, podría ser. Pero, para ello, deberían entrar en juego unas armas de las que el ser humano no dispone.

Fue empezar a coger vuelo el balón y sentir que su aterrizaje sería perfecto, por maravilloso. Se trataba de la altura. De la velocidad. Y ya ambas en acción, de la trayectoria. Se hizo el silencio. Y hasta la escena se ralentizó para que pudiéramos gozar de la televisión en blanco y negro.

¿Pero qué gol ha metido Alex Berenguer?

Evitando la intervención de defensores y atacantes, la pelota buscaba con alevosía la escuadra del segundo palo. Alevosía sutil, en todo caso. Delicada alevosía. Con nocturnidad, Balaídos gozaba y sufría contemplando una obra de arte a la altura del mejor lienzo de Artemisia Gentilesqui. Porque el fútbol, respetado y querido Iñaki García Uribe, estuvo, está y estará por encima de este caso único en el mundo bautizado en su día con el nombre "Athletic", "Club" para más señas. "Club", que viene a ser "Ovillo" en castellano.

Los jugadores del Athletic Club celebran el gol de Alex Berenguer en Balaídos (Foto: LALIGA).
Los jugadores del Athletic Club celebran el gol de Alex Berenguer en Balaídos (Foto: LALIGA).

Ese Ovillo que, cuando alguien lo toma de su mano a la entrada del Laberinto, le permite al Athletic maniobrar por lo enrevesada de la trampa y conseguir salir de ella. Salvo. Sano. Los leones, dirigidos en el tiempo por la metafórica "Txingurri", son esa especie que, luego de 126 años, han conseguido que de su cuello no cuelgue eso tan temido de "en peligro de extinción".

Que, en el mes de mayo de 2024, Alex Berenguer, en el nombre de ese padre y madre a la vez llamado Athletic Club haya colgado en la 'Galería de San Mamés' una obra de arte equiparable a la mejor pintura del claro oscuro italiano, me lleva a pensar que, en tanta temporada librada, no todo es trofeo de Liga o de Copa.

No todo es, incluso, y no me engaño si exagero, Gabarra. Porque en noches como la de Balaídos, a pesar del naufragio provocado por una banda de piratas que, invocando a Breogan, se fueron al abordaje porque en la batalla naval les iba la vida.

A pesar del pequeño pesar de la derrota que nos deja varados en la misma barra de arena que salvó la Gabarra al poco de iniciar su gloriosa singladura por la Ría, a pesar, en fin, de no haber tomado la decisión de "igualar la intensidad" de un rival que llevaba todo el curso maniobrando a duras penas por su 'costa de la muerte',...

Fotograma del gol olímpico de Álex Berenguer (Foto: Captura de la retransmisión de DAZN).
Fotograma del gol olímpico de Álex Berenguer (Foto: Captura de la retransmisión de DAZN).

A pesar, y no me extiendo más porque entender los bandazos del Athletic de Valverde requiere de un esfuerzo mental que agota hasta dejarte baldado, de una derrota que no sorprende, por encima de todo lo jugado y vivido en el 'humedal' de Balaídos, Alex Berenguer, niña de los ojos de Marcelino García Toral, el 'orador de Careñes', y de los míos, sobre todo los de este cronista al que le va la vida defendiendo causas que la inmensa mayoría da por perdidas, de seguido a consumar la la hazaña mas meritoria de su vida, consiguió hacerme feliz para el resto de mis días.

Su gol. Su proeza. Su milagro consistente en convertir el agua de la noche en la pócima eterna que, con tan solo mojar los labios, nos permitirá regresar al patio de nuestros recreos en esas tardes en las que las fuerzas no nos alcanzan y parece que llueve más por el simple hecho de estar tristes.

Mientras Iñaki Williams canta "la juma de ayer ya se me pasó; esta es otra juma que traigo hoy". Mientras, después y antes, entre tú y mi deseo, me quedo contigo, contigo me quedo, Alex, que, con la Olimpiada a la vuelta de la 'esquina' que tú llamas "córner", has conseguido el 'gol olímpico' más bello de la historia.

Gracias a él, y muy por encima de aquel rey descreído, París bien vale una misa. En la "ciudad de la luz". En el límite de Septiembre. Cuando las hojas empiezan a caer. "Este gol será mi ofrenda; fuego de que encienda y eleve la llama del pebetero". "Para ti. Mi querido Athletic".

• Por Kuitxi Pérez García, periodista y exfutbolista

1 comentario
Escribir comentario 1 comentario
Deja una respuesta

Información básica de Protección de Datos:
Responsable de los datos: El Desmarque Portal Deportivo, S.L.
Finalidad: con la que se tratan sus datos personales: gestión de comentarios en el blog.
Derechos que le asisten: podrá acceder, rectificar y suprimir los datos, así como revocar la autorización para el tratamiento de los datos, ejercitar los derechos de limitación, portabilidad, y a no ser objeto de decisiones automatizadas dirigiéndose por escrito a la dirección: legal@eldesmarque.com.
Información adicional: puede consultar la información detallada en el siguiente enlace: https://www.eldesmarque.com/politica-de-privacidad (apartado “Gestión de comentarios en foros y blogs”).

Cancelar

  1. Zarraonaindia

    Es un gol para enmarcar. Para regalar el vídeo a los chicos de Lezama.

Cargando

Has preferido rechazar las cookies, regístrate para acceder al contenido

El registro permite navegar rechazando el aviso de cookies, pero no implica dejar de recibir publicidad ni acceso a contenido o ventajas exclusivas. Si ya estás registrado, haz click aquí para acceder.

Recuerda que tienes la opción de aceptar las cookies para acceder al contenido sin registrarte