Notificaciones
hoy
Octavos
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F
Grupo G
Grupo H

El derbi de las oportunidades perdidas

Vaya por delante. Quiero mirar muy bien las palabras usadas en este texto para evitar cualquier lío de denuncias (la del tifo bético es un ejemplo), porque la vida, no sólo la deportiva, nos está llevando por un camino que me gusta menos que cero. Tanto que llevo tiempo diciendo que lo que estamos viviendo con el Betis y el Sevilla, con el Sevilla y el Betis, en todo su contexto, en su entorno, en sus partidos, en los derbis, se puede llevar por delante amistades de muchos años. Ojalá me equivoque, pero los hechos cada día son más peligrosos.

Y con esto anterior, lógicamente, no voy a salvar a nadie del Betis ni del Sevilla. Ni unos son tan buenos ni los otros tan malos. Ni lo contrario. Cada cual debe aguantar el tipo como pueda, sin obviar que todos han perdido una oportunidad para dar un golpe en la mesa. En varios sentidos. Que el pasado, pasado es, cada cual lo mira a su manera pero lo que vale es el presente y, también, el futuro que le queramos dar a nuestros hijos. O a los nietos.

Derbi Betis-Sevilla (Foto: Kiko Hurtado).
Derbi Betis-Sevilla (Foto: Kiko Hurtado).

El Betis perdió una oportunidad de romper su racha histórica en los derbis, pero sobre todo de afianzarse en una tercera posición casi más histórica que la citada racha. Y eso, guste o no, sí que dolería en el Sevilla. Porque lo que le pasa al eterno rival influye en los sentimientos del otro. Quien diga lo contrario está mintiendo. ¿O acaso no había béticos que el año pasado temieron por el título liguero del Sevilla, que vendía su objetivo a escondidas y agazapado? Finalmente, el bético celebró el tropezón rival, a pesar de su cuarta plaza final.

El Sevilla también perdió su oportunidad en el Villamarín, casi más importante que la del Betis. La oportunidad de demostrar que su (pésimo) momento puede ser pasajero, pero se marchó a casa con la sensación (de nuevo) de no saber ganar a nadie. Ni contra nueve. ¿Acaso no hay aficionados del Betis rezando por un descalabro del Sevilla esta temporada? Pues claro que sí. Y es lo más normal del mundo. Muchos quieren ver sufrir al rival, ese mismo que hace poco se reía de las desgracias béticas. Esos niños béticos llorando sin consuelo...

Perdieron su oportunidad también Fekir o Borja Iglesias, que condenaron (más el segundo que el primero) a su equipo con un triunfo que lo tenían casi en su mano. Perdió su oportunidad también Jorge Sampaoli, al que no le debe valer el ritmo de puntos de su equipo. Y perdió también su oportunidad Monchi, el verdadero culpable de la situación deportiva del Sevilla. Él lo sabe, que ya es un paso. Y por eso ahora quiere iluminarse de nuevo para revertir la situación. No ganar ante nueve demuestra el nivel de su plantilla, los hechos están ahí. Y en lo extradeportivo que se vivió, cuentan y dicen del derbi no voy a entrar. Allá él, allá cada uno.

Y en esta oportunidad de Monchi también meto al propio Betis. Con todas las ganas que se le tiene en el Betis al director general deportivo, y más cosas, del Sevilla, entiendo que el Betis perdió una oportunidad de perjudicar, deportivamente hablando, al de San Fernando. Una derrota del Sevilla, que hubiera dejado en descenso, habría sido una gota más en la complicada temporada de Monchi. Pero el Betis no ganó y Monchi lo celebra. Tiene otra oportunidad para volver a hacer grande al Sevilla. O al menos sacarlo del lío en el que está metido. Y en el Betis, su lío es otro: pelear este año sí de verdad por jugar la Champions. Aunque no gane los derbis. Eso sí, por favor, que el derbi se quede en un partido de sentimientos, con sus piques, sus guasas y esas cosas, pero que no se cargue amistades. Por favor.

3 comentarios

  1. ELULTIMOSEVILLIS

    Gabriel Galàn
    No escribas más aquí para mí
    Bético resentido
    Lo llevas en tu penitencia
    Se acabó

  2. Jorge

    Yo no disfruto viendo sufrír a los demás,yo disfruto viendo a mi equipo ganar y si no está bien pues que busquen soluciones para eso ganan lo que ganan y valen las entradas a 150e por barba un auténtico atraco a los que tienen a más de una persona para ir a ver el fútbol.

  3. Canis hunter

    Yo nací en los ochenta y he visto ya no sé cuántos derbis, y antes que hubiera tantos ultras, tifos y demás, estos partidos se vivían con guasa más que con el fanatismo de hoy que asusta. Es verdad que los clubes no ayudan mucho pero también que la sociedad parece cambiar, lo que pasó en Halloween es un ejemplo. Y las redes sociales tampoco ayudan solo hay que ver los comentarios de estas noticias. Algún día habrá una desgracia por algo que debería de ser solo deporte y espectáculo. Desde luego pelearte con un amigo, vecino o familiar por futbol no debería pasar nunca. Algunas veces pienso que los derbis deberían ser a puerta cerrada hasta que recuperemos la cordura.

Enviar comentario Ver los 3 comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando