Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Premier League
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Serie A
Selector partidos Ligue 1
Selector partidos Primera RFEF
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Supercopa Europa
Selector partidos UEFA Nations League

Ancelotti lo vuelve a hacer y desvela sus cinco claves en el nuevo Real Madrid

Foto autor

Un contenido de:
Roberto Morales

Con la misma imagen, contundencia y seguridad con la que cerró el curso pasado proclamándose campeón de la Champions League, el Real Madrid se confirmó como el actual dominador de Europa iniciando la temporada con la conquista de una Supercopa europea que confirmó referentes, sirvió para la exhibición de galones y hambre de éxito de un equipo convertido en el gran rival a batir de todas las competiciones.

Las claves del inicio con éxito de la temporada del Real Madrid en la que aspira a conquistar seis títulos, fueron:

Reconocimiento a los héroes de la Champions

Es la mano de Carlo Ancelotti, la forma de gestionar un vestuario con máximo respeto por los galones. Una forma de mostrar al nuevo, que para jugar en el Real Madrid, hay que ganárselo. El mismo once que en París cerró una Liga de Campeones inolvidable, la de las remontadas ante los grandes favoritos de un equipo con el que nadie contó para el título por plantilla. Sí por historia. La que sigue haciendo crecer en cada final que disputa.

Ya es habitual la frase, "el Real Madrid no juega finales, las gana". Se justifica en el dato puro y duro. Una sola final europea perdida desde el año 2000, solamente el Atlético de Madrid en una Supercopa de Europa, pudo derrotar, y en la prórroga, a un equipo que ha ganado 16 de las 17 últimas disputadas. En Helsinki no hubo rival a la altura de su poderío. Más allá de un error puntual de Ferland Mendy que permitió lucirse a Courtois, el peso del partido que supo madurar y sentenciar en el momento adecuado, recayó en un equipo que aún tiene margen de crecimiento.

El gol ante el debate del '9' y lo de Benzema

Era un día especial para Karim Benzema. La primera oportunidad de levantar como primer capitán un título. El momento de superar a la leyenda Raúl González y convertirse en segundo máximo artillero de la historia del club blanco. A la caza de un imposible, Cristiano Ronaldo, y creciendo en su largo listado de títulos para amenazar el registro de Marcelo (25). Solamente a dos en un año en el que aspira a cinco más.

Sufrió Karim para aparecer en la final cuando el Eintracht se defendió y eliminó espacios. Pero ya fue decisivo en el tanto que rompió la igualdad, con un salto eterno por encima de dos rivales tras el saque de esquina. Perdonó lo que últimamente no perdona y cuando rescató una sociedad que no para de dar frutos, la que integra con el brasileño Vinícius, no falló para sentenciar la cita. Fue la respuesta del gran referente madridista. No busquéis un sustituto en el mercado. El gol está garantizado. Eso sí, que Benzema no se lesione en un año de Mundial cargado de partidos en un calendario de locura.

Ancelotti, como un niño en el Real Madrid

"Me sorprende que un señor de 63 años siga queriendo crecer y parece un niño con sus ganas de vencer". La frase es de Casemiro y define a Carlo Ancelotti, a quien el fútbol le regaló una segunda oportunidad inesperada en el Real Madrid cuando su carrera había bajado un escalón tras un extenso currículum de éxitos. Y 'Carletto' tiene ganas de más, exprime su última aventura en un banquillo al máximo y disfruta del que define como "el vestuario más sano" al que ha dirigido en su larga carrera.

Se convirtió en el entrenador con más Supercopas, superando a Pep Guardiola, y sumó su octavo título en el primer capítulo de su cuarto año al mando del Real Madrid. A tres de Zinedine Zidane y con el sueño de llegar a la altura de Miguel Muñoz (15). La mano de 'Carletto' se aprecia en cada detalle de su equipo. Su evolución gracias a la incorporación de joven talento en su cuerpo técnico, encabezado por su hijo Davide. Para estar siempre en la vanguardia. Durante la semana incidió en entrenamientos en la estrategia. Ensayó en numerosas ocasiones acciones a balón parado. Había detectado una debilidad del Eintracht en la defensa de centros laterales en el segundo palo. Por ahí apareció Casemiro en el primer gol. Y no fue casual.

La reacción de Casemiro

Se había acostumbrado a integrar una plantilla en la que todas la demarcaciones estaban dobladas menos la de medioncetro. Para Casemiro no había un sustituto. Se podía improvisar con Toni Kroos, experimentar con David Alaba por su buen pie, intentar enseñar los automatismos de la posición a Eduardo Camavinga. Ninguno era un especialista como Tchouaméni. El panorama, por mucho peso en el equipo que tenga el brasileño, ha cambiado con el fichaje de un jugador por 80 millones de euros (más variables), que no llega para ser carne de banquillo.

Y con competencia Casemiro inicia el curso mostrando la mejor de sus caras. Clave en las coberturas, siempre preparado para ir a la batalla, realizando labores defensivas siempre apreciadas por compañeros y entrenador. Y dando un paso al frente en ataque, asistiendo en el primero, estrellándose con el larguero con un zapatazo. Su partido provocó que fuese reconocido como el mejor jugador de una final que abandonó sangrando en una pierna y con la felicidad de una labor perfectamente ejecutada, por el bien general de su equipo.

Un Real Madrid más sólido

Con la Supercopa de Europa, ya son tres las finales consecutivas en las que el Real Madrid deja su portería a cero. En parte por la máxima fiabilidad de Thibaut Courtois, siempre preparado para realizar una parada salvadora que se convierte en impulso a sus compañeros, pero también por el trabajo defensivo del bloque. Al Eintracht le permitió solo tres disparos a puerta y aún están por sumarse dos fichajes como Rüdiger y Tchouaméni, que aumentan considerablemente el músculo y el físico.

Esa competencia defensiva es un acicate para el grupo. La figura de Militao se hizo gigante en el Olímpico de Helsinki. Cada integrante de la zaga madridista siente que no se puede dormir porque ahora hay una firme competencia y más banquillo. Está por definir si el balance ofensivo del nuevo curso estará a la altura del pasado, pero lo que parece seguro es que los goles encajados van a sufrir una buena rebaja en el nuevo Real Madrid más físico.

Ancelotti celebra con su cuerpo técnico la Supercopa de Europa ganada con el Real Madrid (Foto: Co
Ancelotti celebra con su cuerpo técnico la Supercopa de Europa ganada con el Real Madrid (Foto: Co
Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando