Notificaciones
hoy
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F
Grupo G
Grupo H

Bicho, la última 'gran esperanza' de Riazor que cambió el Dépor por el Barcelona de Leo Messi: de pensar en la retirada a resurgir en San Fernando

En vídeo: golazo de Bicho con el San Fernando ante el UCAM

Javier Fernández 'Bicho' regresa este domingo a la que durante muchos años fue su casa. Casi una década después de su debut y tras una carrera marcada por la mala fortuna y las lesiones, pero reconducida por su talento y trabajo. Ahora en San Fernando, próximo equipo que visita Riazor. Canterano del Deportivo y coruñés de nacimiento, fue una de las últimas grandes joyas de Abegondo que decidió probar suerte con una salida al FC Barcelona que no terminó de fructificar.

Era un chico de apenas 17 años cuando, tras una pretemporada complicada por la falta de efectivos y la salida de piezas importantes en el segundo descenso del Dépor a LaLiga SmartBank, Fernando Vázquez lo incluyó en el equipo. Primero para hacer la pretemporada, luego para jugar. Primera jornada de liga, los herculinos vencen por 0-1 en el Estadio de Gran Canaria ante la UD Las Palmas. El entrenador gallego entonces toma la decisión de meter a un canterano para rascar algunos minutos en el último suspiro.

Entrenamiento del Deportivo en 'El Mundo del Fútbol' de Abegondo (Foto: Iris Miquel).
Entrenamiento del Deportivo en 'El Mundo del Fútbol' de Abegondo (Foto: Iris Miquel).

Bicho, de juvenil al primer equipo con Fernando Vázquez

Fue el debut de un jugador que rápidamente se convirtió en esperanza de una grada necesitada de referentes. En las siguientes jornadas Bicho fue entrando en los minutos finales: media hora frente al Córdoba; otro descuento ante el Sabadell; una decena contra el Real Murcia; 15' en casa ante el Alcorcón y, por fin, titular ante el CD Tenerife. Después, el canterano dejó de entrar con regularidad al campo.

Aquel fue el inicio de un Bicho que, muy joven, tuvo que tomar una difícil decisión: seguir en casa o probar suerte en Barcelona. Eligió el Camp Nou, donde tendría la oportunidad de llegar a entrenar al lado de Leo Messi. "En los periódicos se empezó a hablar del interés del Castilla y del Barça. Luego fui a un partido con la sub-18 gallega en Santander. Al acabar, el seleccionador me dijo que habían venido a verme de Barcelona. Unos meses después, mi representante me confirmó el interés, y en verano llegó la oferta. El primer equipo había ascendido, ahí ya no tenía sitio, y el filial estaba en Tercera. No lo dudé", explicó  sobre la decisión de dejar su casa y su ciudad, con apenas 18 años, para intentar crear una carrera en Can Barça.

Bicho, con la camiseta del Dépor (Foto: RCD).
Bicho, con la camiseta del Dépor (Foto: RCD).

Bautismo de fuego

La carrera de Javier Bicho ha tenido muchas idas y venidas. Marcadas, a veces, por las lesiones. No le acompañó la suerte en el Barça Atlètic, donde la destitución de Eusebio le dejó sin minutos y en la segunda temporada dejó de contar. Una desacertada cesión en el Leganés le impidió encontrar una regularidad que solo acabó logrando en Compostela. "En invierno me fui al Compos. Vuelta a Segunda B, con unas ganas enormes de disfrutar del fútbol. Y lo que conseguí", contó sobre una etapa previa a su gran temporada en el Racing de Ferrol.

Tras varios años, Bicho regresó a casa. Preparado para hacer la pretemporada con el primer equipo y volver a brillar en Riazor. Había demostrado que la calidad seguía intacta, y su experiencia había forjado un carácter preparado para triunfar. Pero, entonces, aparecieron las lesiones. El mediapunta no pudo tener continuidad. Primero por una operación en el hombro que le llevó a regresar al final del curso; después, un desgarro muscular y una pubalgia que le llevaron a pensar en la retirada.

Bicho, durante un partido del Fabril ante el Racing de Ferrol.
Bicho, durante un partido del Fabril ante el Racing de Ferrol.

Bicho resurge en el San Fernando

Bicho acabó en la agencia libre. Sin equipo y sin representante, se encontró con la cara más dura del fútbol. Pero, de nuevo, fue su trabajo -y su calidad- lo que le llevó a salir de ese agujero negro. Volvió a Compostela y brilló de la mano de Yago Iglesias. Llegó a vencer, de hecho, al DEportivo en Riazor en la temporada 2020/21. Aquella etapa le permitió ganarse un sitio en el San Fernando, quien ahora disfruta de un momento dulce del sadense, que todavía tiene 26 años. El domingo, en Riazor, Bicho vuelve a casa tras haber resurgido al sur del país. Lejos de los grandes focos que un día le apuntaron de forma directa. Pero disfrutando de lo que más le gusta y reencontrándose con su gran amor: el fútbol.

Enviar comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando