Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Premier League
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Serie A
Selector partidos Ligue 1
Selector partidos Primera RFEF
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Supercopa Europa
Selector partidos UEFA Nations League

El lado más privado de Conan: de su imagen rezando a la solidaridad con un cadista enfermo

Foto autor

Un contenido de:
ElDesmarque

Conan Ledesma está siendo el jugador más regular del Cádiz en el inicio de la presente temporada, pero ha sido noticia en los últimos meses por dos circunstancias que nada tienen que ver con el juego. La pasada campaña se le vio rezando a la Virgen de la Medalla Milagrosa en la Parroquia de San José y hace bien poco demostró su empatía hacia el aficionado que había sufrido un infarto en el estadio.

El argentino ha explicado en Onda Cero Cádiz el motivo que le llevó a acudir a la iglesia en la previa del partido contra el Elche de la pasada campaña. "Yo estaba en la concentración y necesitaba ir a la iglesia porque tenía un familiar enfermo de cáncer. Estaba pasando por un momento personal muy complicado y estábamos peleando por evitar el descenso. La presión hace que se olvide que nosotros también sufrimos, tenemos problemas en casa".

"Somos seres humanos y el hincha nos idolatra porque defendemos su camiseta, pero somos personas con sentimientos. Somos jugadores de fútbol cuatro horas al día, pero después somos seres humanos. Entiendo que se nos exija con la pasión, pero se confunde con que tengas la obligación de dar la vida por el hecho de ganar mucha plata", añade.

Sobre lo vivido en el partido ante el Barcelona, explica cómo lo vivió: "En el momento no entendíamos qué pasaba porque la gente te tapaba la grada. Yo pude ver que le están realizando una RCP a la persona. Mi cabeza actuó lo más rápido y le grité al fisio, el médico del Barcelona me oyó y fui a por desfibrilador a su banquillo. No se usó porque llegó el 061, pero se vivió con tensión y amargura porque hablamos de la vida una persona y no hay nada que esté por encima de la vida de un ser humano".

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando