Notificaciones
hoy
Octavos
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F
Grupo G
Grupo H

Cada vez hay más camisetas con Sancet a la espalda de la afición

Foto autor

Un contenido de:
Aitor Elizegi

El guion comienza a ser de película: noche en San Mamés, más de cuarenta mil aficionados, no hay billetes en la Herri Harmaila, aumentan las pulsaciones en la Catedral, el equipo invierte, capta y responde al mensaje, hace mucho que no se oye a la afición visitante, en la casa de los últimos románticos se adivina pronto un partido gigante.

Empieza a ser anecdótico nombrar la alineación rival, los laterales se diluyen, los tres centrales parecen más pequeños que en las previas, el diez y el nueve visitantes acaban encerrados en los metros que cede el achique de un equipo que juega con sus centrales en un bloque muy agresivo. Rubi tiene que buscar soluciones y estilo, duda si jugar a equipo revelación o empezar ya mismo a salvar los muebles.

La grada de animación de San Mamés despliega sus banderas (Foto: Athletic Club).
La grada de animación de San Mamés despliega sus banderas (Foto: Athletic Club).

Hace mucho que no se oye a la afición visitante, en la casa de los últimos románticos se adivina pronto un partido gigante

En el once de Ernesto los que no fallan cada jornada, 4-1-4-1. Simón, de bata negra, casi termina en la grada ondeando una ikurriña, calentó las manos aplaudiendo los goles de sus compañeros. Primera línea para De Marcos, Yeray, Iñigo y Lekue. Los dos laterales disfrutan de las vistas, Oscar quiere jugar en Europa su última temporada, se lo está ganando, Lekue comparte kilometraje con Alex adueñados de la banda izquierda. Por delante Dani García, segundo recital sobre el puesto de pivote. Ha decidido trabajar y ganarse la plaza, pico y pala, un ejemplo en el banquillo y en el campo, algunos futbolistas independientemente de su talento hacen honor a su oficio en el día a día.

Casi siempre por delante del balón los cinco que van a la boda con pajarita.
A los mandos Muniain se divierte, conectando los movimientos que ofrecen los Williams y Berenguer, desmarques a la espalda, paredes en corto, rupturas por dentro o por fuera, sumando dos y tres contra uno o dos. Hay una apuesta entre Iñaki y Nico, que la gane el Athletic.

Capítulo aparte para el 8 que acompaña al Capitán rojiblanco, pide la batuta y no para de crecer. Precisa la jugada, decide la velocidad de la transición, recoge balones de espaldas y los envuelve en papel de regalo a los espacios. Cuando se asoma al balcón del área se detiene el tiempo, podemos disfrutar de cada movimiento de la secuencia, los brazos ocupan su envergadura de vuelo y el balón se deja llevar, a veces, sigue sumando, acaba en gol, no importa, el mundo se ha detenido un segundo. Cumple años con el Siglo, cosecha del 2000, cuando llegamos a Lezama en diciembre del 2018 se recuperaba de la rotura de un cruzado al comienzo de temporada jugando con el Bilbao Athletic. El vestuario mayor le daba cobijo durante la recuperación. Parecía hecho de alambre entre las piernas de aquellos tipos de primera división, siempre con una sonrisa, un poco canalla, sincera, como quien sabe que el destino está todavía en deuda.

Cada vez hay más camisetas con Sancet a la espalda de la afición. Está más fuerte y un poco más serio, el gimnasio endurece, sus amigos siguen en la grada, no pares de divertirte, largo.

No cabía tanto talento en la vieja Segunda B, doce meses después, finales del 2019, por fin vio su nombre en la pizarra, primera titularidad, en el Sadar, al lado de casa y con sus amigos en la grada. La primera parte nos dio un recital y nadie olvida su giro de compás para asistir entre las piernas de un central rojillo a Iñaki, la carrera fue el 0-1. Empezó este año con un hat trick en el mismo escenario, “en zapatillas”, como si nada con otra sonrisa traviesa. Gaizka le exigió, Marcelino le mimó con metros y Valverde le pide que demuestre. Cada vez hay más camisetas con Sancet a la espalda de la afición. Está más fuerte y un poco más serio, el gimnasio endurece, sus amigos siguen en la grada, no pares de divertirte, largo.

Las cuentas empiezan a salir aunque algunos dudasen de los fondos propios.
16 de 21 es una magnífica cosecha de puntos, nos quedan otros 21 hasta el parón del Mundial. A disfrutar, lo merecemos, en Catar no van a cantar Txoria Txori.

1 comentario

  1. Edu

    Mira, que si llegas a renovar a tu Marce...

Enviar comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando