Twitter Youtube
  • Alavés
  • Athletic de Bilbao
  • Atlético de Madrid
  • Barcelona
  • Celta de Vigo
  • Deportivo de la Coruña
  • Eibar
  • Espanyol
  • Getafe
  • Girona
  • Las Palmas
  • Leganés
  • Levante
  • Málaga
  • Real Betis
  • Real Madrid
  • Real Sociedad
  • Sevilla
  • Valencia
  • Villarreal
  • Cádiz
  • Rayo Vallecano
  • Recreativo
  • Sporting
  • Oviedo
  • Valladolid
  • Zaragoza
Su futuro es ahora incierto

Ibrahimovic invita al juego de las sillas

Escrito por Nacho Pérez

Martes, 31 Mayo 2016 11:26
Reportar vídeo Reportar


A sus 34 años, Zlatan Ibrahimovic sigue teniendo, para los principales clubs del panorama europeo, el encanto y el 'sex appeal' de un chico de 20. Y es que parece que al sueco no se le acaba la gasolina a pesar de su edad, que le ha empujado a retirarse de su selección tras la disputa este verano de la Eurocopa en Francia.

Como los buenos vinos, Zlatan mejora con los años. O eso demuestran los 38 goles que ha anotado en la última edición de la Ligue 1 con el PSG (50 entre todas las competiciones), récord personal en competición liguera de su carrera. No por ensalzar sus últimos logros, se puede dejar de resaltar todo lo conseguido hasta la fecha por el crack de Malmö.

Fue precisamente en esa localidad sueca en la que comenzó a jugar al fútbol. Tras brillar en la poco mediática Allsvenkan con el conjunto de su ciudad natal, el Ajax neerlandés, que suele pescar mucho y bien por tierras nórdicas, lo reclamó pagando una cantidad cercana a los 8 millones de euros por un joven desconocido. A día de hoy se podría decir que valió la pena ya que Ibrahimovic comenzó pronto a dar de qué hablar por sus goles y su elevado rendimiento además de su mal temperamento.

Después de ganar sus primeros títulos con el equipo holandés, en 2004 la Juventus lo ficha para darle más lustre a su proyecto. Zlatan continúa creciendo como jugador pero durante su estancia en Turín, la Vecchia Signora se ve salpicada por el Moggigate (escándalo de apuestas y amaños de partidos) que la hace descender a la Serie B. Se produce entonces una desbandada en cuanto a jugadores se refiere por lo que el Inter de Milán se anticipa a muchos clubes europeos de renombre y se hace con sus servicios. En sus tres temporadas como neroazzurro, el Inter consigue hacerse siempre con el Scudetto gracias a los muchos tantos anotados por el propio Ibra.

Se produce entonces uno de los traspasos más sonados de la última década. El Inter y el Barcelona intercambiarían a sus delanteros y además el club catalán bonificaría al italiano con una grandísima suma económica. Eto’o conseguiría la Champions con el Inter poco después mientras que Ibrahimovic se peleaba con Guardiola dejando a las claras que su futuro no pasaba por Barcelona.

El Milan fue el club escogido por el sueco para continuar con su carrera y en el conjunto rossonero vuelve a brillar consiguiendo para el equipo de Berlusconi la última Serie A que tiene en su poder y que dio paso a la actual época de mediocridad en la que se encuentra sumergido. Su traspaso al PSG en una operación en la que también entraba Thiago Silva también ocupó numerosos titulares. En París ha seguido demostrando hasta ahora de qué pasta está hecho y ha dominado con suficiencia las competiciones que ha disputado. Excepto la Champions, su gran asignatura pendiente.

Su futuro es ahora incierto a pesar de que ha manifestado recientemente que tiene claro desde hace tiempo dónde jugará. ¿Acabará en la MLS estadounidense en la que poder protagonizar un retiro dorado? ¿En el Milan en pleno proceso de venta a capital asiático? ¿En el Manchester United de su amigo Mou? Sólo él lo sabe, y el culebrón de su futuro parece que no se resolverá hasta que Suecia se vuelva de la Eurocopa. A Ibrahimovic le encanta jugar al juego de las sillas y poco a poco dejar sin asiento a sus pretendientes para su propio regocijo. Veremos en qué silla escoge sentarse el carismático y polémico futbolista sueco.

CLICK PARA COMENTAR


El Desmarque