Twitter Youtube
  • Alavés
  • Athletic de Bilbao
  • Atlético de Madrid
  • Barcelona
  • Celta de Vigo
  • Deportivo de la Coruña
  • Eibar
  • Espanyol
  • Getafe
  • Girona
  • Las Palmas
  • Leganés
  • Levante
  • Málaga
  • Real Betis
  • Real Madrid
  • Real Sociedad
  • Sevilla
  • Valencia
  • Villarreal
  • Cádiz
  • Rayo Vallecano
  • Recreativo
  • Sporting
  • Oviedo
  • Valladolid
  • Zaragoza
AUTO MOTO DAKAR (Crónica)

El Dakar da un vuelco en motos mientras Peterhansel presiona a Sainz


Miércoles, 17 Enero 2018 00:57

Fernando Gimeno

Belén (Argentina), 16 ene .- El Dakar afronta en Argentina sus días más decisivos y el primero de todos dio un vuelco tremendo y polémico en las motos, mientras que en coches el francés Stéphane Peterhansel (Peugeot) sigue presionando al líder de la carrera, el español Carlos Sainz (Peugeot).

El austríaco Matthias Walkner (KTM) dejó decantado a su favor el rally al ganar una polémica décima etapa, entre Salta y Belén (Argentina), donde el líder de la categoría, el francés Adrien Van Beveren (Yamaha) se accidentó y sus principales rivales, como el español Joan Barreda y Kevin Benavides (Honda) terminaron perdidos.

Las motos firmaron un guión de película durante toda la etapa, que tuvo un recorrido de 797 kilómetros, de los que 373 fueron cronometrados, con una primera cruzada por una vasta meseta con dunas de arena blanda, y luego una travesía por un laberinto de sinuosos ríos secos donde la navegación fue la clave de la jornada.

En el primer sector, el argentino Kevin Benavides, natural de Salta, parecía que iba a inclinar a su favor este Dakar en su tierra, pues le había sacado suficiente ventaja a Van Beveren como para recuperar de nuevo la primera posición de la clasificación general.

Sin embargo, la segunda parte de la etapa echó al traste todo el trabajo hecho hasta el momento y Benavides, junto a Barreda y otros experimentados pilotos como el australiano Toby Price y el francés Antoine Meo (KTM) se desorientaron y terminaron a diez kilómetros de la ruta correcta.

Mientras ese grupo andaba perdido, Van Beveren y Walkner acertaron con el camino correcto, especialmente el francés, que fue el más rápido y ya tenía casi sentenciado el Dakar a su favor, al sacar entre 40 y 50 minutos de ventaja a sus rivales más directos, pero tuvo una fuerte caída poco antes de llegar a meta.

El motociclista galo se accidentó a tres kilómetros de finalizar la especial del día, y aunque intentó sobreponerse y continuar, estaba tan aturdido que tuvo que detenerse metros más adelante y ser evacuado en helicóptero al campamento situado en la meta, por lo que abandonó la carrera.

Con esa baja, Walkner fue el gran vencedor del día, pues aventaja en 39 minutos a Barreda y en 42 a Benavides, mientras que en cuarta posición, a 47 minutos, está el español Gerard Farrés (KTM), quien dio un gran salto en la general gracias a que le salió "una etapa perfecta".

Farrés, tercero en el último Dakar, confesó que se guió por las nubes para saber por donde debía llevar su moto en lugar de buscar referencias terrestres, una técnica que le enseñó el director del equipo español Himoinsa, Miguel Puertas.

Al terminar la etapa, el campamento era un hervidero, pues había mucho enfado entre los pilotos de Honda como Barreda y Benavides, que señalaban al libro de ruta como el principal causante de que tantos pilotos se perdiesen, por lo que anunciaron posibles reclamaciones.

Una opinión muy distinta tiene Peterhansel, ganador de la etapa en coches, su tercera en este Dakar y la cuadragésimo primera de su trayectoria en el rally.

El francés comentó que la ruta era complicada, pero nada imposible para quien tuviera un poco de experiencia, y él, el piloto más laureado de la historia del rally más duro del mundo, la tiene de sobra, con trece triunfos, seis de ellos en moto y otros siete en coche.

Esa sabiduría para moverse por la abrupta orografía del noroeste de Argentina explica que Peterhansel le recortara trece minutos más a Sainz, que todavía se mantiene tranquilo en la cabeza de la clasificación con 50 minutos de ventaja sobre su compañero en el equipo Peugeot.

Tras culminar la etapa, Sainz aseguró que aún no se siente vencedor de este Dakar porque "todavía queda muchísimo", y advirtió la dificultad de la etapa de este miércoles, entre Belén y Chilecito, con más de 500 kilómetros en los que pasarán por la zona de Fiambalá, ya clásica en el Dakar por su dureza y complejidad.

Sainz, que terminó tercero la etapa, pudo constatar que Peugeot cumplió su promesa de hacer que el francés Cyril Despres sea el escudero de los dos pilotos de la marca con opciones de ganar el rally, por lo que el galo se dejó adelantar por el español para asistirle en caso de que lo necesitara durante la ruta.

En quads, la etapa se la llevó el argentino Nicolás Cavigliasso, pero su triunfo no hace temblar el liderato del chileno Ignacio Casale.

La undécima etapa, conocida como Súper Fiambalá, tendrá recorridos distintos para las motos y los quads, que terminarán en Fiambalá y no en Chilecito, pues los pilotos dormirán allí para el día siguiente afrontar la etapa 'maratón' en la que no pueden recibir asistencia ni mantenimiento para sus vehículos, a menos que sea de otro piloto.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque